Los mejores consejos para empezar con una sesión de DJ – PARTE I

Con el tema de hoy se quiere instruir a los principiantes que van empezando a grabar sus sesiones, ya sea para exhibírselas a los amigos, hacer sus promociones en las redes, enseñarla en algún sitio donde anhelen obtener algún trabajo o sencillamente utilizarlas para oírse a sí mismos y hallar asuntos mejorables en su trabajo. Es usual hallar por la red sesiones con un sonido pobre, volúmenes muy disminuidos o no tan altos que la música está deformada, con un coartador que se carga la dinámica, consejos en mono, con bastante ruido de fondo y conjuntamente es frecuente hallar en foros y redes sociales personas que claramente no conocen cómo grabar sus sesiones. Por ello se recopila hoy una serie de consejos y métodos muy fáciles de seguir que cualquier DJ logrará emplear para saber cómo grabar sus sesiones de forma correcta y no enseñar un trabajo que hable mal de ellos como DJs.

1 – No se graben si no saben cómo pinchar o al menos no lo divulguen

Parece una pequeñez, pero un gran conjunto de personas no tienen en cuenta las consecuencias futuras de algo hecho en el presente. Si no son aptos de pinchar durante un par de horas sin cometer “cabalgadas” todo el tiempo, sin conservar unos niveles sólidos entre las canciones o impidiendo combinaciones incoherentes con líneas de bajo que se cruzan o partes vocales que se solapan cacofónicamente, lo mejor es que no graben lo que están haciendo. Si a pesar de vuestra inexperiencia deciden grabarse, tengan esas grabaciones en privado y no las divulguen en Soundcloud, Mixcloud, redes sociales, etc. Todo lo que accede en Internet corre el peligro de que no puedan borrarlo  jamás, de que sea objeto de críticas crueles, y lo peor, que en un futuro en el que ya saben realizar las cosas bien y traten de abrirse camino, ese material lograría jugar en vuestra contra dando una mala imagen de vosotros.

2 – Asegúrense de que la música se escuche en condiciones

Olvídense de pinchar MP3 a 128kbps o inclusive a 192kbps, utilicen como mínimo MP3 a 320kbps, documentos WAV o AIFF (preferible AIFF por aceptar tags), o documentos comprimidos sin pérdida como FLAC o ALAC. Descarten por completo la música que venga de Youtube u otros servicios de vídeo online, páginas ilegales de bajadas o torrents con los éxitos del ahora. Lo más usual es que esa música suene peor de la resolución que señala, que posea cortes, que esté grabada de emisoras de radio online o FM, e inclusive recortada de podcasts. Si comienzan con música que no suene bien, vuestra sesión no como debería.

Si emplean los vinilos procuren que los discos estén todo lo nítidos que puedan, separa discos muy desgastados y procuren utilizar agujas con poco tiempo a la hora de grabar.  Un brazo mal calibrado lograría generar que la aguja no posea el contacto ideal con los surcos del vinilo y que un vinilo con un sonido esplendido suene fatal, así como conjuntamente el crear saltos de la aguja entre surcos al controlar el vinilo.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.