El prisma acústico

Toda gota de lluvia trabajando como un prisma que logra descomponer la luz y divide las diferentes longitudes de onda el cual se caracterizan por distintas tonalidades. Hoy es una flauta mágica que trabaja como un prisma acústico lo obtiene sobre el sonido y cada una de las frecuencias.

Asimismo, en verano se había publicado en el Journal of The Acoustical Society of America una nota donde un equipo de autores provenientes de la Escuela Politécnica Federal de Lausanne (Hussein Esfahlani, Sami Karkar, Hervé Lissek y Juan R. Mosig). Si bien es no es verdaderamente la primera referencia a ese tipo de métodos, sí que ha pasado las expectativas y el circuito académico y hallado también la presencia en los medios más divulgativos.

En unas notas viejas de esos mismos y varios autores que plasmaban sin tener que necesidad de electrónica y usando simplemente mecánicos / acústicos, se trató del diseño de una especie de tubo el cual tenía la habilidad de poder separar espacialmente las diferentes señales sonoras que logran constituir todo sonido complicado y el cual está viviendo con frecuencias distintas, abriéndose paso partiendo de un audio arcoíris sonoro. Generado por distintas secciones que se ven juntadas y con agujeros en ellas, por fuera tiene un semblante el cual hace referencia de alguna manera al de un instrumento de viento.

Lo que se pretende hacer es poder valerse de los fenómenos de la propagación y refracción de esas ondas, los mismos que las godas de agua y cada prisma óptico el cual se vale de la descomposición de la luz, y que el tubo logra transportar las ondas acústicas.

El diseño en sí se vale de la interacción del sonido con el de las paredes y también de las membranas intrínsecas en el tubo, que crean una guía-ondas y muros altamente concisos para lograr la “magia” de ese filtrado espacial/mecánico sin los voltios ni tampoco los amperios y mucho menos algún cable de algún tipo. Y gracias a ese resultado de poder elaborar una suerte de banco de filtros totalmente acústico, el cual en distintas direcciones genera las diferentes bandas de frecuencia sonora que se presentan en el sonido original e incluido.

En realidad, la nota que ha sido colgada en junio llamándose “Exploiting the leaky-wave properties of transmission-line metamaterials for single-microphone direction finding” se refiere al fenómeno contrario: Utilizar el tubo con el fin de ser un “captador” de sonido el cual, agregando un solo micrófono intrínseco, tiene la habilidad de poder indagar en cual dirección han podido llegar los estímulos sonoros, sin ir a los arrays microfónicos ni otros métodos.

Compartir