Consejos para realizar mezclas

Es posible mejorar mucho las destrezas de un Disc Jockey en las mezclas siguiendo sencillos lineamientos básicos como por ejemplo son:

  • – Usar un monitor para evitar el delay  del sonido, o hacer uso de la función que permite escuchar la mezcla predeterminada a través de Cue y Master en el audífono, lo cual será una útil opción que ayudará mucho a la hora de sincronizar los temas a mezclar, sin equivocación.
  • – Marcar el ritmo con el pie, tiempo por tiempo, y escuchar atentamente en el audífono para no perder el compás.
  • – Nunca mezclar la parte vocal de una canción sobre otra parte vocal, incluso sobre los coros. Es posible mezclar una parte instrumental sobre una parte vocal, pero no siempre resulta como se planea, por lo que es posible, se debe mezclar dos partes instrumentales o rítmicas evitando la incomodidad auditiva ante el público en presentaciones.
  • – Combinar dos canciones con igual tono, arrojará resultados eficaces. Es mucho mejor evitar canciones con diferencia de tono o de un semitono, ya que tiende a sonar sin sincronización y disonante, por lo que no armoniza el sonido y generará discordia musical.
  • – Lo mejor es usar el inicio de cada sección para mezclar y lanzar la próxima. Por lo general la música bailable cambia cada 8 compases y se inicia una nueva sección al finalizar el octavo compás.
  • – No se debe mezclar una canción con mucho bajo junto a una con poco bajo, la mezcla no quedará bien, a diferencia de lo contrario, lo cual es aceptable.
  • – Procurar que el volumen de la canción nueva quede igual luego de bajar el volumen de la canción anterior, es aconsejable.
  • – En canciones con mucha instrumentación, como la música latina, es mejor una mezcla de 2 a 4 compases cuando mucho.
  • – Si la mezcladora tiene ecualizador en cada canal, resulta buena idea hacer uso de ello, ya que se pueden hacer maravillas y lograr mezclas excelentes regulando el sonido, pues no todas las canciones suenan igual, y a veces hay que compensar al oído, o evitar que se confunda el bajo de ambas canciones.
  • – Ir aumentando el tiempo con las canciones produce una energía inigualable en la pista, ya que se va incrementando la sensación de adrenalina. Si se empieza con una canción a 130 BPM, la siguiente puede ser a 132, la próxima a 134, y así sucesivamente, siempre aumentando un poco el pitch de la nueva canción luego de mezclarla en lugar de disminuirla.

Compartan este artículo con vuestros amigos de Facebook y Twitter.

Compartir